FUMARATO DE QUETIAPINA-

Información principal

  • Denominación comercial:
  • FUMARATO DE QUETIAPINA-200
  • Dosis:
  • 200,0 mg*
  • formulario farmacéutico:
  • Tableta recubierta
  • Usar para:
  • Humanos
  • Tipo de medicina:
  • medicamento alopático

Documentos

  • para el público en general:
  • El prospecto de información de este producto no está disponible actualmente, puede enviar una petición a nuestro servicio al cliente y le notificaremos tan pronto como nos sea posible para conseguirlo.


    Solicitar el prospecto de información al público.

Localización

  • Disponible en:
  • FUMARATO DE QUETIAPINA-200
    Cuba
  • Idioma:
  • español

Otros datos

Estado

  • Fuente:
  • CECMED - Autoridad Reguladora de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos - Cuba
  • Número de autorización:
  • m14135n02
  • última actualización:
  • 10-05-2018

Ficha Técnica

RESUMEN DE LAS CARACTERÍSTICAS DEL PRODUCTO

Nombre del producto:

FUMARATO DE QUETIAPINA-200

Forma farmacéutica:

Tableta recubierta

Fortaleza:

200,0 mg*

Presentación:

Estuche por 3 blísteres de PVC ámbar/AL

con 10 tabletas recubiertas cada uno.

Titular del Registro Sanitario, país:

SGPharma Pvt. Ltd., India.

Fabricante, país:

SGPharma Pvt. Ltd., India.

Número de Registro Sanitario:

M-14-135-N02

Fecha de Inscripción:

13 de agosto de 2014

Composición:

Cada tableta recubierta contiene:

Quetiapina

(eq. a 230,40 mg de fumarato de

quetiapina)

* Se adiciona un 3 % de exceso.

200,0 mg*

Lactosa monohidratada 242,688 mg

Glicolato de almidón sódico 17,0 mg

Plazo de validez:

24 meses

Condiciones de almacenamiento:

Almacenar por debajo de 30 °C. Protéjase

de la luz y la humedad. No refrigerar.

Indicaciones terapéuticas:

FUMARATO DE QUETIAPINA TABLETAS I.P. está indicado para el tratamiento de la

esquizofrenia.

FUMARATO

QUETIAPINA

TABLETAS

I.P.

está

indicado

para

tratamiento

trastorno bipolar:

Para el tratamiento de episodios maníacos moderados a graves en el trastorno bipolar.

Para el tratamiento de los episodios depresivos mayores en el trastorno bipolar.

Para la prevención de las recaídas en pacientes con trastorno bipolar, en pacientes cuyo

Episodio maníaco o depresivo que ha respondido al tratamiento con quetiapina.

Contraindicaciones:

FUMARATO

QUETIAPINA

TABLETAS

I.P.

está

contraindicado

pacientes

hipersensibilidad conocida a quetiapina o a cualquiera de los demás componentes de

FUMARATO DE QUETIAPINA TABLETAS I.P.

administración

concomitante

inhibidores

citocromo

P450

3A4,

tales

como

inhibidores

proteasa

VIH,

agentes

antifúngicos

tipo

azol,

eritromicina,

claritromicina y nefazodona, está contraindicada.

FUMARATO DE QUETIAPINA TABLETAS I.P. contiene lactosa, que está contraindicada en

pacientes con galactosemia, síndrome de mala absorción glucosa-galactosa o deficiencia de

lactasa.

Precauciones:

Ver advertencias.

Advertencias especiales y precauciones de uso:

Como FUMARATO DE QUETIAPINA TABLETAS I.P. tiene varias indicaciones, el perfil de

seguridad debe ser considerado en relación con el diagnóstico del paciente y la dosis que se

administra.

Niños y Adolescentes (10 a 17 años de edad):

No está recomendado el uso de Quetiapina en niños y adolescentes menores de 18 años de

edad, debido a la falta de datos que permitan su empleo en este grupo de edad. Los

ensayos clínicos con quetiapina han demostrado que, además del perfil de seguridad

conocido identificado en adultos, se produjeron ciertos eventos adversos con una mayor

frecuencia en niños y adolescentes en comparación con los adultos (aumento del apetito,

elevaciones

prolactina

sérica,

síntomas

extrapiramidales)

identificados, no se ha observado previamente en estudios de adultos (aumento de la

presión arterial). También se han observado cambios en las pruebas de función tiroidea en

niños y adolescentes.

Por otra parte, las consecuencias para la seguridad a largo plazo del tratamiento con

quetiapina en el crecimiento y la maduración no se han estudiado más allá de 26 semanas.

Se desconocen las consecuencias a largo plazo para el desarrollo cognitivo y conductual.

En los ensayos clínicos controlados con placebo, con niños y adolescentes tratados con

quetiapina, esta se asoció con una mayor incidencia de síntomas extrapiramidales (EPS) en

comparación con placebo en pacientes tratados por esquizofrenia y manía bipolar.

Suicidio/pensamientos suicidas o empeoramiento clínico:

La depresión se asocia con un mayor riesgo de pensamientos suicidas, autolesiones y

suicidio (acontecimientos relacionados con el suicidio). Este riesgo persiste hasta que se

produzca una remisión significativa. Puede no ocurrir mejoría durante las primeras semanas

o más de tratamiento, los pacientes deben ser estrechamente monitorizados hasta que se

produzca dicha mejoría. La experiencia clínica indica que el riesgo de suicidio puede

aumentar en las primeras etapas de la recuperación.

Además, los médicos deben tener en cuenta el riesgo potencial de los eventos relacionados

con el suicidio después de la interrupción brusca del tratamiento con quetiapina, debido a los

factores

riesgo

conocidos

para

enfermedad

está

siendo

tratada.

Otras

enfermedades psiquiátricas para las que se prescribe quetiapina, también pueden estar

asociados con un mayor riesgo de acontecimientos relacionados con el suicidio. Además,

estas

enfermedades

pueden

co-mórbidas

episodios

depresivos

mayores.

mismas precauciones consideradas al tratar pacientes con episodios depresivos mayores

deben por lo tanto ser observadas en el tratamiento de pacientes con otros trastornos

psiquiátricos.

Los pacientes con antecedentes de acontecimientos relacionados con el suicidio o aquellos

que presentan un grado significativo de ideación suicida antes de comenzar el tratamiento,

son propensos a tener mayor riesgo de pensamientos suicidas o intentos de suicidio, y

deben recibir una monitorización cuidadosa durante el tratamiento. Un meta-análisis de

ensayos clínicos controlados con placebo de medicamentos antidepresivos en pacientes

adultos con trastornos psiquiátricos mostró un aumento del riesgo de comportamiento

suicida con antidepresivos en comparación con placebo en pacientes menores de 25 años.

La estrecha supervisión de los pacientes y en particular los de alto riesgo debe acompañar

la terapia medicamentosa, especialmente al inicio del tratamiento y a continuación de

cambiar las dosis. Los pacientes (y los cuidadores de los pacientes) deben ser alertados

sobre la necesidad de vigilar cualquier empeoramiento clínico, la conducta o pensamientos

suicidas y los cambios inusuales en el comportamiento y buscar inmediatamente consejo

médico si se presentan estos síntomas.

En estudios clínicos controlados a corto plazo con el placebo de pacientes con episodios

depresivos

mayores

trastorno

bipolar

observó

aumento

riesgo

acontecimientos relacionados con el suicidio en pacientes adultos jóvenes (menores de

25 años de edad) que fueron tratados con quetiapina en comparación con los tratados con

placebo (3,0 % y 0 %, respectivamente).

Síntomas Extrapiramidales:

En ensayos clínicos controlados con placebo de pacientes adultos el tratamiento con

quetiapina se asoció con un aumento de incidencia de síntomas extrapiramidales (EPS) en

comparación con el placebo en los pacientes tratados por los episodios depresivos mayores

en el trastorno bipolar

El uso de quetiapina se ha asociado con el desarrollo de acatisia, caracterizada por una

inquietud molesta o subjetivamente desagradable y la necesidad de movimiento, a menudo

acompañada por una incapacidad para permanecer sentado. Esto es más probable que

ocurra en las primeras semanas de tratamiento. En los pacientes que desarrollan estos

síntomas, el aumento de la dosis puede ser perjudicial.

Discinesia tardía:

Si aparecen signos y síntomas de discinesia tardía, se debe considerar la reducción de la

dosis o suspensión de quetiapina. Los síntomas de la discinesia tardía puede empeorar o

incluso aparecer después de la interrupción del tratamiento.

Somnolencia y mareo:

El tratamiento con quetiapina se ha asociado con somnolencia y síntomas relacionados,

como la sedación. En los ensayos clínicos para el tratamiento de pacientes con depresión

bipolar, el inicio fue por lo general dentro de los primeros 3 días de tratamiento y fueron

predominantemente de leve a moderada intensidad. Los pacientes con depresión bipolar

que experimentan somnolencia de intensidad severa pueden requerir un contacto más

frecuente por un mínimo de 2 semanas a partir de la aparición de somnolencia, o hasta que

los síntomas mejoran y puede ser considerado la interrupción del tratamiento.

El tratamiento con quetiapina se ha asociado con hipotensión ortostática y relacionado con

mareo, y la somnolencia tiene su inicio por lo general durante el período de ajuste de la

dosis

inicial.

Esto

podría

aumentar

aparición

lesiones

accidentales

(caídas),

especialmente en la población anciana. Por lo tanto, los pacientes deben ser advertidos de

tener

precaución

hasta

estén

familiarizados

efectos

potenciales

medicamento.

Cardiovascular:

Se debe utilizar quetiapina con precaución en pacientes con enfermedad cardiovascular

conocida,

enfermedad

cerebrovascular

otras

condiciones

predisponen

hipotensión. Quetiapina puede inducir hipotensión ortostática, especialmente durante el

período de ajuste de la dosis inicial y por lo tanto se debe considerar la reducción de la dosis

o la valoración más gradual si esto ocurre. Podría ser considerado un régimen de ajuste más

lento en pacientes con enfermedad cardiovascular subyacente.

Convulsiones:

En los ensayos clínicos controlados, no existió diferencia en la incidencia de convulsiones

en pacientes tratados con quetiapina o placebo. No se dispone de datos sobre la incidencia

de convulsiones en pacientes con un historial de convulsiones. Al igual que con otros

antipsicóticos,

recomienda

precaución

tratar

pacientes

antecedentes

convulsiones.

Síndrome neuroléptico maligno:

El síndrome neuroléptico maligno se ha asociado con el tratamiento antipsicótico, incluyendo

a quetiapina Las manifestaciones clínicas incluyen hipertermia, alteración del estado mental,

rigidez muscular, inestabilidad autonómica, y el aumento de la creatina fosfoquinasa. En tal

caso, debe interrumpirse el tratamiento con quetiapina y administrar un tratamiento médico

adecuado.

Neutropenia severa:

Se ha observado neutropenia grave (recuento de neutrófilos <0,5 x 10

/ L) con poca

frecuencia, en los ensayos clínicos con quetiapina. La mayoría de casos de neutropenia

severa se han producido dentro de los dos meses de iniciado el tratamiento con quetiapina.

encontró

relación

evidente

dosis.

Durante

experiencia

post-

comercialización, la resolución de leucopenia y/o neutropenia continuó aun después de la

interrupción

tratamiento

quetiapina.

posibles

factores

riesgo

para

desarrollo de la neutropenia incluyen recuento bajo preexistente de glóbulos blancos (WBC)

y el antecedente de neutropenia inducido por la droga. Se debe interrumpir el tratamiento

con quetiapina en los pacientes con un recuento de neutrófilos <1,0 x 10

/L. Los pacientes

deben ser observados ante los signos y síntomas de una infección y se deben realizar

recuentos de neutrófilos seguidos (hasta que estos excedan 1.5 X 10

Peso:

El aumento de peso ha sido reportado en pacientes que han sido tratados con quetiapina y

deben ser monitoreados y controlado según el criterio clínico como de conformidad con las

directrices de antipsicóticos utilizadas.

Hiperglicemia:

La hiperglucemia y/o aparición o exacerbación de diabetes ocasionalmente asociada a

cetoacidosis o coma se ha notificado en raras ocasiones, incluyendo algunos casos fatales

En algunos casos, se ha informado de un aumento previo de peso, lo que puede ser un

factor predisponente. Es aconsejable el seguimiento clínico apropiado, de acuerdo con las

directrices

antipsicóticos

utilizadas.

pacientes

tratados

cualquier

agente

antipsicótico incluyendo quetiapina, deben ser controlados antes los signos y síntomas de

hiperglucemia, (tales como polidipsia, poliuria, polifagia y debilidad) y los pacientes con

diabetes mellitus o con factores de riesgo para la diabetes mellitus deben ser controlados

regularmente por el empeoramiento del control de la glucosa. El peso debe ser controlado

regularmente.

Lípidos:

Se ha observado, en los ensayos clínicos con quetiapina, un aumento en los triglicéridos, en

el colesterol LDL y total, además de disminuciones en el colesterol HDL. Los cambios

lipídicos deben ser controlados como se considere clínicamente apropiado.

Riesgo Metabólico:

Teniendo en cuenta los cambios observados en el peso, la glucemia y los lípidos en los

estudios clínicos, los pacientes pueden experimentar un empeoramiento de su perfil de

riesgo metabólico, lo cual debe ser controlado como se considere clínicamente apropiado.

Prolongación QT:

ensayos

clínicos

atendiendo

acuerdo

Resumen

Características del Producto, quetiapina no se asoció con un aumento persistente de los

intervalos QT absolutos. En la post-comercialización, se reportó la prolongación del intervalo

QT con quetiapina en dosis terapéuticas y sobredosis. Al igual que con otros antipsicóticos,

se debe tener precaución cuando se prescriba quetiapina en pacientes con enfermedad

cardiovascular o antecedentes familiares de prolongación del QT. Además, se debe tener

precaución cuando se prescriba quetiapina, ya sea con medicamentos que prolongan el

intervalo

neurolépticos

concomitantes,

especialmente

ancianos,

pacientes con síndrome de QT largo congénito, insuficiencia cardiaca congestiva, hipertrofia

cardiaca, hipopotasemia o hipomagnesemia.

Retiro:

Se han descrito síntomas agudos de abstinencia tales como el insomnio, náusea, dolor de

cabeza, diarrea, vómitos, mareos e irritabilidad después de la interrupción brusca de

quetiapina. Es aconsejable la retirada gradual durante un período de al menos una a dos

semanas.

Pacientes ancianos con psicosis relacionada con demencia:

Quetiapina no está aprobado para el tratamiento de la psicosis relacionada con demencia.

Se ha observado un aumento de aproximadamente 3 veces en el riesgo de acontecimientos

adversos

cerebrovasculares

ensayos aleatorios controlados con

placebo

población con demencia tratada con algunos antipsicóticos atípicos.

El mecanismo de este aumento del riesgo se desconoce. Un aumento del riesgo no puede

excluirse para otros antipsicóticos u otras poblaciones de pacientes. Quetiapina, se debe

utilizar

precaución

pacientes

factores

riesgo

para

accidente

cerebrovascular.

En un meta-análisis de antipsicóticos atípicos este ha reportado que los pacientes ancianos

con psicosis relacionada con demencia están en un mayor riesgo de muerte en comparación

con el placebo. Sin embargo, en dos estudios controlados con quetiapina y placebo de 10

semanas en la misma población de pacientes (n = 710, edad media 83 años: rango: 56-99

años), la incidencia de la mortalidad en los pacientes tratados con quetiapina fue de 5,5% y

3,2% en el grupo del placebo. Los pacientes en estos ensayos murieron debido a una

variedad de causas que eran consistentes con las expectativas de esta población. Estos

datos no establecen una relación causal entre el tratamiento con quetiapina y la muerte en

pacientes ancianos con demencia.

Disfasia:

Se ha reportado disfasia con quetiapina. Se debe utilizar quetiapina con precaución en

pacientes con riesgo de neumonía por aspiración.

Tromboembolismo venoso (TEV):

Los casos de tromboembolismo venoso (TEV) se han reportado con fármacos antipsicóticos.

Dado que los pacientes tratados con antipsicóticos a menudo presentan factores de riesgo

adquiridos de TEV, todos los posibles factores de riesgo de TEV deben identificarse antes y

durante el tratamiento con quetiapina y las medidas preventivas adoptadas.

Pancreatitis:

reportado

pancreatitis

ensayos

clínicos

durante

experiencia

post-

comercialización. Entre los informes posteriores a la comercialización, mientras que no

todos los casos fueron confundidos por factores de riesgo, muchos pacientes tenían factores

que son conocidos por estar asociados con la pancreatitis, tales como aumento de los

triglicéridos, cálculos biliares, y consumo de alcohol.

Información Adicional:

La información del uso de Quetiapina en combinación con valproato o litio en los episodios

maníacos moderados agudos a graves son limitados sin embargo, la terapia de combinación

fue bien tolerada. Los datos mostraron un efecto aditivo en la tercera semana.

FUMARATO DE QUETIAPINA TABLETAS I.P. debe utilizarse con precaución en pacientes

diabéticos.

Uso Pediátrico:

No se ha establecido la seguridad y eficacia de quetiapina en pacientes pediátricos.

Efectos indeseables:

Cardiovascular:

Taquicardia, hipotensión ortostática/postural, aumento del ritmo cardíaco, palpitaciones,

hipotensión, síncope, hipertensión, miocardiopatía, miocarditis (post-comercialización).

SNC:

Somnolencia/sedación, dolor de cabeza, agitación, mareos, efectos extrapiramidales; fatiga,

insomnio,

parkinsonismo,

acatisia,

astenia,

disartria,

apatía,

distonía,

mareo

postural,

discinesia

tardía,

temblor,

ansiedad,

irritabilidad;

alteraciones

sueño,

hipersomnia,

parestesia; agresión, trastorno del equilibrio, confusión, desorientación, alteración de la

atención, hipoestesia, deterioro mental, migraña, síndrome de piernas inquietas, inquietud,

lentitud; disgeusia; pesadillas.

Dermatológico:

Erupción, acné, hiperhidrosis, síndrome de Stevens-Johnson (post-comercialización).

OONG:

Congestión nasal; salivación; visión borrosa, faringitis, ambliopía, dolor de oído, epistaxis,

alergia estacional, congestión nasal, dolor de cabeza sinusal; sinusitis; garganta seca; rinitis.

GI:

Boca

seca,

estreñimiento;

náuseas,

vómitos;

dispepsia;

gastroenteritis

viral;

dolor

muelas,

disfasia,

gastroenteritis,

reflujo

gastroesofágico,

dolor

estómago;

anorexia;

distensión abdominal, dolor abdominal, absceso dental.

Genitourinario:

Disminución de la libido, polaquiuria, infección del tracto urinario.

Hematológico:

Leucopenia, agranulocitosis, disminución de las plaquetas (post-comercialización).

Hepático:

Aumento de ALAT y ASAT.

Pruebas de Laboratorio:

Aumento de triglicéridos, aumento del colesterol, disminución del colesterol HDL, aumento

del colesterol LDL, elevaciones in GGT, aumento de creatina fosfoquinasa sérica.

Metabólico-Nutricional:

Aumento

peso,

hiperglucemia,

aumento

apetito,

disminución

apetito,

hiponatremia, edema periférico, SIADH (post-comercialización).

Musculo esquelético:

Artralgia, dolor de espalda, espasmos musculares, rigidez musculoesquelética, mialgia,

dolor de cuello, dolor en las extremidades, rabdomiolisis (post-comercialización).

Respiratorio:

Infección del tracto respiratorio superior, tos, disnea.

Varios:

Dolor, fiebre, hipotiroidismo; síndrome gripal; contusión; hipersensibilidad; NMS; reacción

anafiláctica, galactorrea (post-comercialización).

Posología y método de administración:

Administración:

FUMARATO DE QUETIAPINA TABLETAS I.P. se administra por vía oral.

FUMARATO DE QUETIAPINA TABLETAS I.P. se puede administrar con o sin alimentos.

Dosis:

Adultos

Para el tratamiento de la esquizofrenia:

FUMARATO DE QUETIAPINA TABLETAS I.P. debe ser administrado dos veces al día. La

dosis diaria total para los cuatro primeros días de la terapia es 50 mg (Día 1), 100 mg (Día

2), 200 mg (Día 3) y 300 mg (Día 4).

A partir del día 4 en adelante, la dosis debe ajustarse al intervalo usual de dosis efectiva de

300 a 450 mg/día. Dependiendo de la respuesta clínica y la tolerabilidad del paciente

individual, la dosis se puede ajustar dentro del intervalo de 150 a 750 mg/día.

Para el tratamiento de episodios maníacos moderados a severos asociados con el trastorno

bipolar:

FUMARATO DE QUETIAPINA TABLETAS I.P. debe ser administrado dos veces al día. La

dosis diaria total para los cuatro primeros días de la terapia es de 100 mg (Día 1), 200 mg

(Día 2), 300 mg (Día 3) y 400 mg (Día 4). Los nuevos ajustes de dosis de hasta 800 mg/día

en el día 6 deben ser en incrementos de no más de 200 mg por día. La dosis puede ser

ajustada dependiendo de la respuesta clínica y la tolerabilidad del paciente individual, dentro

del rango de 200 a 800 mg por día. La dosis habitual efectiva esta en el rango de 400 a 800

mg por día.

Para el tratamiento de episodios depresivos en el trastorno bipolar:

FUMARATO DE QUETIAPINA TABLETAS I.P. se debe administrar una vez al día al

acostarse. La dosis diaria total para los cuatro primeros días de la terapia es de 50 mg (Día

1), 100 mg (Día 2), 200 mg (Día 3) y 300 mg (Día 4). La dosis diaria recomendada es de 300

mg. En los ensayos clínicos, no se observó beneficio adicional en el grupo de 600 mg en

comparación con el grupo de 300 mg. Los pacientes individuales pueden beneficiarse a

partir de una dosis de 600 mg. Las dosis mayores de 300 mg deben ser iniciadas por

médicos

experiencia

tratamiento

trastorno

bipolar.

pacientes

individuales, en el caso de las preocupaciones de tolerancia, los ensayos clínicos han

indicado que la reducción de la dosis a un mínimo de 200 mg podría ser considerada.

Para la prevención de la recurrencia en el trastorno bipolar:

Para la prevención de la recurrencia de los episodios maníacos, depresivos y mixtos en el

trastorno bipolar, los pacientes que han respondido al FUMARATO DE

QUETIAPINA

TABLETAS I.P. para el tratamiento agudo del trastorno bipolar deben continuar la terapia a

la misma dosis. La dosis se puede ajustar entonces dependiendo de la respuesta clínica y la

tolerabilidad del paciente individual, dentro del intervalo de 300 a 800 mg/día, administrada

dos veces al día. Es importante que la dosis efectiva más baja se utilice para la terapia de

mantenimiento.

Ancianos:

igual

otros

antipsicóticos

antidepresivos,

FUMARATO

QUETIAPINA

TABLETAS I.P. debe utilizarse con precaución en los ancianos, especialmente durante el

periodo inicial de tratamiento. La proporción del ajuste de la dosis de quetiapina puede

necesitar ser más lenta, y la dosis terapéutica diaria, menor que la empleada en los

pacientes más jóvenes, dependiendo de la respuesta clínica y la tolerabilidad del paciente

individual.

El aclaramiento plasmático medio de quetiapina se redujo de un 30 % a un 50 % en

pacientes de edad avanzada en comparación con los pacientes más jóvenes.

La eficacia y seguridad no han sido evaluadas en pacientes mayores de 65 años con

episodios depresivos en el marco del trastorno bipolar.

Niños y Adolescentes:

FUMARATO DE QUETIAPINA TABLETAS I.P. no está recomendado para su uso en niños y

adolescentes menores de 18 años de edad, debido a la falta de datos que permitan su uso

en este grupo de edad.

Insuficiencia renal:

No es necesario el ajuste de dosis en pacientes con insuficiencia renal.

Insuficiencia Hepática:

Quetiapina

metaboliza

ampliamente

hígado.

tanto,

FUMARATO

QUETIAPINA TABLETAS I.P. debe utilizarse con precaución en pacientes con insuficiencia

hepática conocida, especialmente durante el periodo inicial de tratamiento.

Los pacientes con insuficiencia hepática deben comenzar con 25 mg/día. La dosis se puede

aumentar en incrementos de 25 - 50 mg/día hasta una dosis efectiva, dependiendo de la

respuesta clínica y la tolerabilidad del paciente individual

Interacción con otros productos medicinales y otras formas de interacción:

Alcohol, drogas actúan sobre el SNC:

Posibles efectos depresivos aditivos sobre el SNC, utilizar con precaución. Evite el alcohol.

Agentes antihipertensivos:

Efectos hipotensores puede ser mejorado. Utilizar con precaución.

Cimetidina:

Puede aumentar las concentraciones de Quetiapina ligeramente, no parece necesitarse un

ajuste de dosis.

Agonistas de la dopamina (por ejemplo, pramipexol, ropinirol), levodopa:

Quetiapina puede antagonizar los efectos terapéuticos de los agonistas dopaminérgicos y

levodopa. Monitorear la respuesta del paciente. Si se sospecha una interacción, puede ser

necesario aumentar la dosis de levodopa o del agonista de la dopamina.

Dopamina/Epinefrina:

No utilizar dopamina, epinefrina, u otros simpaticomiméticos con actividad de beta-agonista

para el tratamiento de la hipotensión inducida por Quetiapina.

Alimentos:

encontró

comida

rica

grasas

produce

aumentos

estadísticamente

significativos en la Cmax y ABC de Quetiapina RR. En comparación, una comida ligera no

presentó ningún efecto sobre la Cmax o el ABC de Quetiapina. Se recomienda administrar

Quetiapina sin alimentos o con una comida ligera.

Inductores de CYP3A (por ejemplo, barbitúricos, carbamazepina, glucocorticoides, fenitoina,

Rifampicina:

Pueden disminuir los efectos de Quetiapina, puede ser necesario el aumento de las dosis de

Quetiapina para mantener el control de los síntomas psicóticos. Quetiapina puede aumentar

las concentraciones plasmáticas del metabolito activo de carbamazepina, resultando en

neurotoxicidad, puede ser necesaria la interrupción de uno o ambos fármacos.

Inhibidores

CYP3A

(por

ejemplo,

eritromicina,

fluconazol,

fluvoxamina,

itraconazol,

ketoconazool, inhibidores de proteasa, variconazol):

Pueden aumentar los efectos de Quetiapina, utilizar con precaución y ajustar la dosis de

Quetiapina, según sea necesario.

Lorazepam:

Quetapina puede aumentar los efectos de lorazepam. Monitorear la respuesta del paciente.

Si se sospecha de una interacción, ajustar la dosis de lorazepam, según sea necesario.

Tioridazina: Puede disminuir los efectos de Quetiapina. Monitorear la respuesta del paciente

y ajustar la dosis de Quetiapina, según sea necesario.

Ácido valproico (por ejemplo, divalprox:

La administración conjunta puede aumentar la Cmax media de Quetiapina. Monitorear la

respuesta del paciente al iniciar, detener o cambiar la dosis de ácido valproico. Esté

preparado para cambiar la dosis de Quetiapina, según sea necesario. Además, puede

aumentar al riesgo de leucopenia o neutropenia. Si se produce leucopenia o neutropenia,

interrumpir uno o ambos medicamentos.

Uso en Embarazo y lactancia:

Embarazo: Categoría C.

Aún no se ha establecido la seguridad y eficacia de quetiapina durante el embarazo en

humanos. Hasta el momento no existen indicios de peligrosidad en pruebas con animales,

aunque no se han examinado los posibles efectos en el ojo fetal. Por lo tanto, sólo debe

utilizarse quetiapina durante el embarazo si los beneficios justifican los riesgos potenciales.

En los embarazos posteriores en cuyas mujeres se utilizó quetiapina, no se observaron

síntomas de abstinencia neonatal

Lactancia:

Quetiapina se excreta en la leche de los animales tratados durante la lactancia. No se

conoce si quetiapina se excreta en la leche humana. Se recomienda que las mujeres reciben

Quetiapina no debe dar el pecho.

Efectos sobre la conducción de vehículos/maquinarias:

Teniendo en cuenta sus efectos principales sobre el sistema nervioso central, quetiapina

puede interferir con actividades que requieran alerta mental. Por lo tanto, los pacientes

deben ser advertidos de no conducir vehículos o manejar maquinarias, hasta que se

conozca la susceptibilidad individual a esto.

Sobredosis:

Se ha reportado desenlace fatal en los ensayos clínicos después de una sobredosis aguda

de13.6 gramos, y en la post-comercialización en dosis tan bajas como 6 gramos de

quetiapina sola. Sin embargo, la supervivencia también ha sido reportada después de

sobredosis agudas de hasta 30 gramos. En la experiencia post-comercialización, se han

notificado casos de sobredosis de quetiapina sola con resultado de muerte o coma. Además,

los siguientes eventos

sido

reportados

marco

sobredosis

monoterapia

quetiapina:

prolongación

intervalo

convulsiones,

estado

epiléptico,

rabdomiolisis,

depresión respiratoria, retención urinaria, confusión, delirio y / o agitación.

Los pacientes con enfermedad cardiovascular grave preexistente pueden estar en un mayor

riesgo de los efectos de la sobredosis.

En general, los signos y síntomas reportados fueron los resultantes de la exageración de los

efectos farmacológicos conocidos de la sustancia activa, es decir, somnolencia y sedación,

taquicardia e hipotensión.

Tratamiento de la Sobredosis:

No existe un antídoto específico para quetiapina. En caso de signos graves, se debe

considerar la posibilidad de múltiples drogas, y se recomiendan los procedimientos de

cuidados intensivos, incluyendo establecimiento y mantenimiento de una vía aérea abierta

que asegure la oxigenación y ventilación adecuada, y el seguimiento y apoyo del sistema

cardiovascular.

Mientras que la prevención de la absorción en la sobredosis no se ha investigado, el lavado

gástrico puede estar indicado en intoxicaciones severas y si es posible realizar esta una

hora después de la ingestión. Debe ser considerada la administración de carbón activado.

En casos de sobredosis de quetiapina, la hipotensión refractaria debe ser tratada con

medidas apropiadas tales como fluidos intravenosos y/o agentes simpaticomiméticos. Deben

ser evitados Epinefrina y Dopamina, puesto que la estimulación beta puede empeorar la

hipotensión en el ajuste de bloqueo alfa inducido por quetiapina.

La estrecha supervisión y vigilancia debe continuar hasta que el paciente se recupere.

Propiedades farmacodinámicas:

Fumarato de Quetiapina es un antagonista de los receptores neurotransmisores múltiples en

el cerebro: la serotonina 5HT

y 5HT

= 717 y 148nM, respectivamente), dopamina D

= 1,268 y 329nM, respectivamente), Histamina H

= 30 nM), y receptores

adrenérgicos (alfa)

y (alfa)

= 94 y 271nM, respectivamente). La quetiapina no posee

afinidad

apreciable

receptores

muscarínicos

colinérgicos

receptores

benzodiacepinas (CI

> 5.000 nM).

El mecanismo de acción de quetiapina, al igual que con otros fármacos que tienen eficacia

en el tratamiento de la esquizofrenia y los episodios maníacos agudos asociados con el

trastorno bipolar, es desconocido. Sin embargo, se ha propuesto que la eficacia de este

fármaco en la esquizofrenia está mediada a través de una combinación de antagonismo a

dopamina tipo 2 (D

) y serotonina tipo 2 (5HT

). El mayor antagonismo a los receptores

de dopamina y otros 5HT

con afinidades receptoras similares puede explicar algunos de los

otros efectos de quetiapina.

El antagonismo de Fumarato de Quetiapina a los receptores de histamina H

puede explicar

la somnolencia observada con esta droga.

El antagonismo de Fumarato de Quetiapina a los receptores adrenérgicos (alfa)

receptores

puede explicar la hipotensión ortostática observada con esta droga.

Propiedades

farmacocinéticas

(Absorción,

distribución,

biotransformación,

eliminación):

La actividad de Fumarato de quetiapina, es debido principalmente a la droga madre. La

farmacocinética de dosis múltiples de quetiapina es proporcional a la dosis dentro del rango

de dosis clínica propuesta, y la acumulación de quetiapina es predecible después de dosis

múltiples. La eliminación de la quetiapina es principalmente por metabolismo hepático con

una vida media terminal de aproximadamente 6 horas dentro del rango de dosis clínica

propuesta. Se espera que las concentraciones en estado de equilibrio se alcancen dentro de

los dos días de dosificación. Es poco probable que Fumarato de Quetiapina interfiriera con

el metabolismo de los fármacos metabolizados por las enzimas del citocromo P450.

Absorción:

Tras la administración oral, Fumarato de Quetiapina es absorbido rápidamente, alcanzando

concentraciones plasmáticas máximas en 1,5 horas. La formulación de la tableta es 100 %

biodisponible

relación

solución.

biodisponibilidad

quetiapina

marginalmente afectada por la administración con los alimentos, con valores aumentados de

y ABC en un 25 % y 15 %, respectivamente.

Distribución:

Fumarato de quetiapina, se distribuye ampliamente en todo el cuerpo con un volumen de

distribución aparente de 10 ± 4 L/kg. Esta enlazada en un 83 % a las proteínas plasmáticas

a concentraciones terapéuticas. In vitro, quetiapina no afectó la unión de warfarina o

diazepam a la albúmina sérica humana. A su vez, ni warfarina ni diazepam alteraron la unión

de quetiapina.

Metabolismo y Eliminación:

Después de una dosis oral única de quetiapina-

C, menos del 1% de la dosis administrada

excretada

como

fármaco

inalterado,

indica

quetiapina

altamente

metabolizada. Aproximadamente el 73 % y el 20 % de la dosis se recuperó en la orina y las

heces, respectivamente.

Quetiapina se metaboliza ampliamente en el hígado. Las principales vías metabólicas son

sulfoxidación para el metabolito sulfóxido y oxidación para el metabolito ácido original;

ambos metabolitos son farmacológicamente inactivos. En estudios in vitro que utilizaron

microsomas hepáticos humanos revelaron que la isoenzima citocromo P450 3A4 está

implicada en el metabolismo de quetiapina a su principal, pero inactivo, metabolito sulfóxido.

Instrucciones de uso, manipulación y destrucción del remanente no utilizable del

producto:

Desechar cualquier remanente no utilizado.

Fecha de aprobación/ revisión del texto: 13 de agosto de 2014.

  • El prospecto de información de este producto no está disponible actualmente, puede enviar una petición a nuestro servicio al cliente y le notificaremos tan pronto como nos sea posible para conseguirlo.

    Solicitar el prospecto de información al público.



  • Los documentos en otros idiomas están disponibles aquí